RECETAS

Cold Brew en Prensa Francesa

 

En esta temporada de calor solo pensamos en algo refrescante y sabroso para beber. Es por esto, que hoy te traemos una receta fría que puedes hacer con tu prensa francesa.

¿Quieres darte el impulso necesario para terminar el día? Quédate a leer y aprende a preparar una cold brew como todo un profesional sin la necesidad de otra cafetera.

El sabor suave y refrescante de un café helado es una de las mejores sensaciones. Además, nos entrega un shot de energía necesario para cualquier actividad de nuestro día.

Si bien, su preparación no es difícil, tenemos que ser cuidadosos con las proporciones para que el resultado sea un sabor balanceado que mantenga sus aromas y notas características del origen que seleccionamos.

Importante de saber. Hay algunas diferencias que se dan cuando hablamos de cold brew o café frío. El primero, hace relación a la extracción en frío que se hace durante varias horas (a bajas temperaturas se extraen los componentes de forma más lenta que una extracción en caliente), tanto que el segundo, se asocia a un café caliente que luego se enfría con hielo.

Si bien, nos gustan los dos, ahora te mostraremos como preparar un cold brew en una prensa francesa.

La molienda es muy importante, ya que, al estar varias horas en contacto con el agua, esta debe ser gruesa para que libere de a poco sus sabores y aromas. Si la molienda es muy fina, nuestra bebida puede quedar amarga por la sobre extracción.

Este método de preparación se hace por inmersión, es decir, los granos de café molido están completamente sumergidos en el agua. Esta extracción dura en promedio 18 a 24 horas. Y debemos considerar que, al estar siempre en contacto con agua fría, habrá solubles del café que no percibiremos en una extracción caliente.

¡A preparar!

En la prensa francesa coloca el café molido con agua filtrada en proporción 1:8. Es decir, por cada 1 gramo de café, debes colocar 8 ml de agua. Esto dependerá de cuanto café quieres hacer y el tamaño de tu prensa.

Revolvemos un poco y luego dejamos por 24 horas la prensa en el refrigerador. También puedes hacer la extracción a temperatura ambiente. En el transcurso de tiempo, idealmente revolver 2 o 3 veces para que la extracción de los granos sea pareja.

Nosotros utilizamos 25g de café de Papúa Nueva Guinea y colocamos 200 ml de agua filtrada.

Pasada las 24 horas, bajar el émbolo y retira el café molido, para que no ocurra una sobre extracción. Puedes guardar tu cold brew en el refrigerador hasta por 12 días.

 

¡A probar!

Ya está listo para probar nuestro cold brew. Puedes tomarlo solo o diluirlo. Si vas a usar esta ultima opción, te recomendamos que sea en partes iguales, con leche o agua y hielo para que puedas disfrutar su sabor y notar las diferencias al tomar el mismo café en una extracción caliente.

Recuerda que tanto las proporciones o los agregados con los que puedas tomar tu cold brew, dependen de ti y tus gustos. Así que no tengas miedo de experimentar con nuevas proporciones o acompañamientos.

Ahora, a disfrutar nuestra bebida fría para aguantar estos días de intenso calor.

Si te gustó este artículo, cuéntanos qué te pareció o si usaste otras proporciones u orígenes. Compártenos tu receta para que juntos podamos seguir disfrutando de un buen café.

COMPARTE ESTA RECETA
Café de especialidad Lama